El arte de liderar es conseguir que las personas con las que trabajas alcancen y mantengan un estado óptimo de rendimiento. Este estado es lo que Daniel Goleman llama en su ponencia(abajo en video), Flow State .

Lo que caracteriza este estado es que tienes una atención imperturbable (máxima concentración), eres flexible y adaptable (puedes con todo lo que te venga), tus habilidades están desafiadas al máximo nivel y, además, te sientes bien. ¿Te has sentido alguna vez así trabajando? ¿Has hecho a alguien de tu equipo sentir así al encomendarle una tarea?

“Un líder efectivo e inteligente emocionalmente lleva y mantiene a su equipo en ese estado de rendimiento óptimo, que es también el mejor estado interno posible.” D. Goleman

Creo que es algo importantísimo remarcar una y otra vez que una persona rinde más cuando se siente bien. Este tema es uno de los grandes olvidados en la gestión de personas a día de hoy en los que el bienestar de las personas (físico, psicológico y emocional) no ocupa ni preocupa a la inmensa mayoría de responsables con personas a su cargo, a quienes se les encomienda o tienen únicamente en mente objetivos económicos y de rentabilidad.

Muchos responsables de equipo contestarán a lo aquí expuesto que ellos no pueden hacer nada para que la gente se sienta bien, que eso depende de la vida personal de cada uno y que no tienen margen de maniobra en ese campo. Nada más lejos de la realidad. Una de las diferencias entre ser líder de un equipo o responsable funcional del mismo, es que mientras el primero toma como responsabilidad y misión el bienestar y crecimiento de las personas, el segundo solo espera resultados operativos dejando las emociones aparcadas fuera de la oficina.

Y si somos o queremos ser líderes, ¿cómo conseguimos que nuestro equipo alcance y mantenga ese estado de rendimiento óptimo? Daniel Goleman nos da las claves:

  1. Poniendo METAS CLARAS, siendo claros acerca de qué hacer pero dando flexibilidad en cómo hacerlo.
  2. Dando FEEDBACK INMEDIATO ayudando así a saber cómo lo estamos haciendo y si nos estamos acercando a la meta.
  3. Desafiando y desarrollando habilidades de la persona, dándole tareas que le exija esfuerzo, pero siempre HACIENDO COINCIDIR LAS CAPACIDADES DE LA PERSONA CON LA TAREA ASIGNADA. Porque nos sentimos bien cuando hacemos cosas que se nos dan bien, y normalmente, nos gusta y disfrutamos haciendo aquello que en lo que somos buenos.

Estas 3 claves son importantes a la hora de conseguir que la actividad cerebral del equipo se encuentre en su estado óptimo, evitando que caiga bien en el aburrimiento o en el estrés, estados caracterizados entre otras cosas por malestar interno y desempeño nulo.

Flow-state-Daniel-Goleman.jpg

Como líder, una de tus principales tareas será hacer que las personas con las que trabajas saquen y quieran dar lo mejor de sí mismos y, además, se sientan bien haciéndolo.

No debemos olvidar que el estado en el que la gente rinde al máximo es también el estado en el que se sienten en su mejor momento.

Esto es lo que Daniel Goleman desarrolla en la primera mitad del video que podéis encontrar abajo y que a mi modo de ver, no tiene ni un segundo de desperdicio. En la segunda mitad, Goleman habla de las neuronas espejo, explicación científica para algo que ya sabíamos, que las emociones son contagiosas.

Además las personas con un estado emocional más expresivo son capaces de transferir su estado al resto en tan solo 2 minutos sin siquiera tener que hablar. Esto unido al hecho de que por nuestra naturaleza humana tendemos a prestar más atención a la persona cercana con mayor autoridad, vuelve a hacer hincapié en la gran responsabilidad que hay en manos del líder, ya que será capaz de transferir su estado de ánimo y actitud al equipo en apenas 2 minutos influenciando por completo tanto el bienestar de las personas del equipo como su rendimiento. Pero si el líder usa esto de forma inteligente tendrá en su poder un arma secreta o la 4ªclave del arte de liderar, el llamado CEREBRO SOCIAL, que podrá usar para llevar y mantener al equipo en ese estado óptimo de desempeño.

El cerebro social, por otra parte no es más que una expresión de lo que para mí es la máxima del liderazgodirigir con el ejemplo , que aplica tanto para lo que decimos y hacemos como para lo que transmitimos sin darnos cuenta (mediante nuestras neuronas espejo o nuestro cerebro social).

jefe-versus-lider

Gran cartel de Cuantarazon acerca de la diferencia entre ser jefe o líder

Y si te ha gustado lo que has leído, mucho más disfrutarás de este video: