Muchísima gente presume (no sin razón) de tener ideas. Tener ideas es importante, ser capaz de ver con claridad lo que debe hacerse en ciertas situaciones, ser el primero en vislumbrar la solución, muchas veces no tiene precio.

Sin embargo, con el tiempo, me he dado cuenta de que tan importante o más que la idea misma, es llevarla a cabo. Al fin y al cabo, tener ideas es humano y común. Lo que no es ya tan común, es ponerlas en marcha, y menos aún, hacerlo con éxito… Detente un día a pensar cuantas ideas nuevas (de cosas que podrías hacer) te han venido a la  cabeza en el último año, y luego, haz la reflexión de cuantas de esas ideas realmente vas (o has puesto) en marcha. ¿Sorprendido?

Como dice nuestro refranero español: “Del dicho al hecho, hay un trecho”

Y cuando se trata de una idea de negocio, la distancia entre el dicho y el hecho todavía se agraba más. Seguramente te habrás visto en una situación como ésta:  “Tengo una idea de negocio, sin embargo cuando la cuento al jefe, a familiares, a amigos, etc. buscando socios y/o inversores desinteresados ;) no acaban de verlo, o no acabo de explicarlo bien, o ven algunos “gaps” en mi razonamiento, o me hacen preguntas que no sé responder… ”

El primer paso para poder sumar adeptos a tu idea de negocio es poder transmitirla en toda su magnitud, sin fisuras y con seguridad.

Para poder hacerlo, yo recomiendo una herramienta sencilla que ya forma parte de mi día a día en el trabajo, el Business Model Canvas  o Lienzo de Modelo de Negocio descrito en el libro de Alexander Osterwalder e Yves Pigneur, “Business Model Generation”.

Esta herramienta la usamos en el trabajo como punto de partida en el proceso de creación de nuevas filiales (spin-offs) dentro Grupo Master.D, cuando trabajamos desde iZenius con clientes que desean montar un negocio en internet, e incluso como herramienta dentro del programa de innovación y creatividad para los trabajadores de Master.D que quieren poner en marcha y liderar su propio negocio o idea innovadora dentro del grupo.

Un modelo de negocio, según el libro, describe el razonamiento de cómo una organización crea, entrega y captura valor.

El lienzo en el que plasmar tu idea, el lienzo del modelo de negocio, se compone de 9 bloques que muestran cómo una empresa pretende ganar dinero.

  1. Segmentos de cliente: ¿Quienes son nuestros clientes?,  ¿Para quién creamos valor?
  2. Propuesta de valor: ¿Qué valor proporcionamos a nuestros clientes?, ¿Qué problema de nuestros clientes estamos ayudando a solucionar?, ¿Qué necesidad de los clientes satisfacemos?, ¿Qué paquetes de productos o servicios ofrecemos a cada segmento de mercado?
  3. Canales: ¿Cómo consigo que mis clientes conozcan, compren y adquieran mis productos?, ¿Cuáles son mis canales de comunicación, distribución y venta?
  4. Relación con el cliente:  ¿Qué tipo de relación establezco y mantengo con mis clientes?, ¿Qué relación esperan mis clientes?, ¿Cuál es su coste?
  5. Ingresos: ¿Por qué valor están dispuestos a pagar nuestros clientes?, ¿Qué tipo de ingresos tengo?, ¿Cómo cobro?, ¿Cuánto?
  6. Actividades clave: ¿Qué actividades clave requieren nuestras propuestas de valor, canales de distribución, relaciones con los clientes y fuentes de ingresos?
  7. Recursos clave: ¿Qué recursos clave requieren nuestras propuestas de valor, canales de distribución, relaciones con los clientes y fuentes de ingresos?
  8. Alianzas clave: ¿Quiénes son nuestros socios clave?, ¿Quiénes son nuestros proveedores clave?, ¿Qué recursos clave adquirimos a nuestros socios?, ¿Qué actividades clave realizan nuestros socios?
  9. Estructura de costes: ¿Cuáles son los costes más importantes inherentes a nuestro modelo de negocio?, ¿Cuáles son los recursos clave más caros?, ¿Cuáles son las actividades claves más caras?

No debemos olvidar que los modelos de negocio, las empresas, se crean en entornos específicos. Para ser capaces de concebir modelos de negocio fuertes y competitivos deberemos también estudiar nuestro entorno: las fuerzas del mercado (segmentos, necesidades, demandas, etc.), las fuerzas macro-económicas (condiciones del mercado principalmente), las fuerzas de la industria (competidores, productos y servicios sustitutivos, etc.) y las tendencias clave (tecnológicas, sociales, culturales, socioeconómicas, etc.)

Si eres capaz de completar los bloques del modelo de negocio teniendo en cuenta el entorno en el que lo vas a desarrollar y la unión de los bloques 5 y 9, ingresos y costes, son esperanzadores, aumentarán tus posibilidades de convencer y conseguir socios e inversores.

Para completar el modelo de negocio de tu idea, sigue los siguientes pasos:

  1. Descarga e imprime en tamaño A1 la plantilla lienzo del modelo de negocio
  2. Reúne a un equipo heterogéneo de colegas, expertos, amigos, o gente de tu confianza que pueda aportar,
  3. Coge post-its de colores y comenzad a contestar las preguntas de cada bloque anotando las respuestas en los post-its
  4. Usa los colores para agrupar conceptos (por ejemplo, los elementos del modelo relacionados con un determinado segmento de cliente). Quizá encuentres así varios modelos de negocio escondidos dentro de tu idea…

Te aseguro que al terminar este ejercicio tendréis las ideas mucho más claras de lo que vuestro negocio va a ser.
Según el libro “Business Model Generation”, el proceso de diseño de un modelo de negocio se compone de 5 fases: Movilizar, Entender, Diseñar, Implementar y Gestionar. La última fase es para mi la que merece una mención especial, la fase de gestión que consiste en la adaptación y modificación del modelo de negocio según la experiencia adquirida y la reacción del mercado.
Es importante interiorizar que no diseñamos un modelo definitivo sino algo que deberemos evolucionar y adaptar a medida que nuestra experiencia aumenta y nuestro contacto con los clientes nos demuestra lo que funciona y lo que no.